Dia 17 de Junio Sabado Makat-Shalqar 644 km

48º día de viaje
Hoy he madrugado porque estoy más descansado ya que anoche me acosté pronto. He salido a las 7 de la mañana y lo que parecía que iba a ser un día bueno se ha convertido en otro día de calvario, llegando casi a las 8 de la tarde a este pueblo donde he decidido parar, además de porque estaba empezando a llover, porque el siguiente pueblo y el estado de la carretera, no me lo permitía.
Nada más salir de Makat, y siguiendo el GPS, desaparece la carretera, y se queda en un camino con unas roderas de más de medio metro. Después de haber hecho casi 100 metros, he dado la vuelta porque no lo tenía claro, y en eso un todo terreno que venía, lo paro, le pregunto y me dice que si que era la dirección que llevaba, a lo que vuelvo a dar la vuelta y continuo las indicaciones. A los 3 kilómetros, aparece la carretera, y después de ir por ella unos 25 kilómetros, vuelve a desaparecer el asfalto, quedándose en un camino de roderas, grava, y lo que queda de antiguos tramos de asfalto. Veo que hay pistas alternativas alrededor de la carretera y veo a coches y camiones ir por ellas, siguiendo el rastro de polvo que levantan, así que la dejo y voy tomando senderos, siempre controlando la carretera. Tras el paso de casi 250 kilómetros en más de 5 horas, decido parar a comer en un garito de carretera (hoy no he desayunado), por fuera tienen una pinta un poco rara, pero por dentro me he quedado asombrado, como un restaurante de España, tal cual de aseado y arreglado. Poco a poco nos hemos entendido y he pedido, me han sacado un guisado de carne con hiervas, muy bueno por cierto, pero muy dura a la vez ( no sé de que sería la carne, y tampoco le he preguntado), pan cerveza y café, 3,5 euros.

Después de unas fotos he continuado cogiendo algún tramo de carretera un poco mejor, pero al parecer estos días atrás ha llovido y la pista se ha convertido en un barrizal, roderas de camiones, tramos de pista totalmente inundados del barro, lo he comparado con el día del desierto, pero con barro. Físicamente me he cansado, pero mentalmente, de forzar la vista mirando delante, a los lados, barro, agua,etc, y de forzar manos, brazos y cuerpo de tanto movimiento de la moto por los continuos derrápages o patinazos aun en 1ª y tanteando entre las roderas.
Si no tenía bastante, se ha puesto a chispear, aumentando aún más el problema, hasta que he llegado a este pueblo, he repostado y he buscado un hotel para esta noche (menos mal que están bien, 14 euros).
Os podéis imaginar como he llegado de barro, he ido mas rato con los pies remando y a rrastras que en los reposapies, pues la moto esta igual o peor que yo, en cuanto encuentre un lavadero le toca a ella.

Lo positivo del día ha sido el cambio de la estepa, a una estepa un poco más verde, y el ver a muchas águilas, paradas junto a la carretera, o revoloteando sobre ella.
Espero llegar mañana al Mar de Aral.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s